Nuestra Historia

Reseña histórica


Se cumplirán ya 65 años desde que Librería Proa abrió sus puertas  el 15 de diciembre de 1952.  El local original es el mismo que el actual, ubicado en calle Mac-Iver 140. Cuenta un cronista que  “el 15 de diciembre se inauguró la Librería Proa, un poco a la carrera, para aprovechar las ventas navideñas. Varios universitarios que habían ido quedando libres de exámenes se ofrecieron para ayudar”.

Los comienzos de Librería Proa fueron por el empeño y la tenacidad de las siguientes personas: Adolfo Rodríguez, José Enrique Díez, Manuel Solá, Emilio Girón, Patricia Ilarraz y Celestino Morlans. Todos de nacionalidad  española y ya fallecidos.


             

En la primera fotografía, frente al local de calle Mac Iver, de izquierda a derecha aparecen: Javier, José Manuel Domingo, José Enrique Díez, Celestino Morlans y dos vendedores de Proa. En la siguiente foto está Patricia Ilarraz en plena faena en el local de Noray.

José Enrique Díez Gil

En la década de los sesenta se adquirió otro local en Estado 319, la librería se llamó Noray.  También hubo otro en Providencia llamado Alsino. Mucho tiempo después funcionó  durante algunos años una sucursal en Lo Barnechea que se llamó “Cantagallo”.

Actualmente, la Librería Proa cuenta con dos locales, el original en Mac Iver y otro que comenzó en la década de los noventa en la Universidad de los Andes, cuando ésta recién empezaba a trasladarse a su actual Campus en San Carlos de Apoquindo.  



            Aunque es pequeña, siempre fue concebida como una librería general. Desde un comienzo se importaron  libros, principalmente desde España. También se han traído, pero con mucho menos frecuencia,  desde México y Argentina.

                Los fundadores de Proa afrontaron el desafío de esta empresa, planteándose dos objetivos fundamentales: 

El primero, conseguir que la gente lea más y mejor, que disfrute de la lectura de buenos libros.

Y el segundo, y no menos importante, fomentar una más completa formación de la persona y desarrollo de la sociedad, desde una concepción cristiana del hombre.



Esta labor de valoración  tiene dos vertientes:

Por un lado,  la calidad tanto literaria, como educativa, científica, histórica y artística, de las obras que ofrecemos. Al mismo tiempo estudiamos su acercamiento o no a los valores cristianos; intentamos potenciar las obras con valores positivos, recomendables para cualquier público, es decir valoramos, tanto el componente de ocio como el de formación personal. Buscamos, en definitiva,  recomendar obras que en su totalidad,  sean una ayuda para la formación general de la persona humana.

Hoy en día, “el leer”, sea lo que sea, se considera como un valor en sí mismo, cuando su gracia radica en ser un instrumento de reflexión, lo que realmente hace valiosa la lectura es la calidad de lo leído. (cfr. Carta al Diario El Mercurio del 1° de noviembre de 2010)

Creemos firmemente en el valor formativo que tiene un libro y su papel decisivo en el desarrollo y enriquecimiento personal. Por ello procuramos que en nuestras librerías haya siempre una cuidada selección. Ese es nuestro valor diferencial.

     

Un proyecto común

Queremos que nos ayuden en este proyecto común. Todas las sugerencias sobre libros son bienvenidas.

Trabajar en construir una sociedad mejor, ayudando a los padres en la educación de sus hijos, creando un espacio de relación entre niños y adultos, ayudando y potenciando a la familia como núcleo clave de la sociedad, participando en la formación y aprendizaje de los niños y dando respuestas a necesidades de pequeños y mayores.

En esta web podrás encontrar información acerca de cientos de libros para ayudarte en tu mejor elección, recomendaciones tanto de novedades como de libros de cabecera y diversos contenidos de interés cultural. Además podrás recibir los libros que desees cómodamente en tu domicilio.

Les  animamos a participar comentando tus lecturas favoritas, difundiendo la lectura de un buen libro. 

No estaríamos aquí sin ustedes, los que nos han apoyado y confían  en nuestro trabajo; los que creen que siempre hay unas lecturas mejores que otras, los que –como nosotros– apuestan  por los mejores libros, al margen de modas o presiones comerciales.

Gracias por confiar en Libros Proa S.A. Juntos haremos realidad este proyecto.